ESPAÑOL - ENGLISH

encabezado leyes

Una nutrición adecuada debe cubrir los requisitos que se resumen en las 4 leyes de la alimentación:

Ley de la cantidad:
La cantidad de alimentos debe ser suficiente para satisfacer las necesidades energéticas del individuo y mantener su equilibrio. El requerimiento energético de un individuo que le permitirá una buena salud a largo plazo y mantener una actividad física y deseable depende de variables como: la talla, la composición corporal (cantidades relativas y absolutas de masa magra y masa adiposa), el tipo y nivel de actividad física, así como también las actividades fuera del entrenamiento (escolar, laboral, movilidad, etc.).

Ley de la calidad:
El plan alimentario debe ser completo para ofrecer al organismo, que es una unidad indivisible, todas las sustancias que lo integran, llamadas nutrientes esenciales como son: proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y agua.

Ley de la armonía:
La cantidad de los diversos nutrientes que integran la alimentación deben guardar una determinada proporción entre sí, y de esta forma se maximiza la biodisponibilidad de cada uno de ellos.

Ley de la adecuación:
Esta ley contempla al individuo en su conjunto, adecuando la alimentación a sus gustos, hábitos, tendencias, situación socio-económica y cultural, su realidad laboral, actividad física y horarios entre otras. Por lo tanto cada plan alimentario debe ser planificado de manera individualizada, contemplando al ser humano como un todo.

Como conclusión, la confección de un plan alimentario requiere una elaboración seria que tiene múltiples variables, poniendo énfasis en que sólo puede realizarse una recomendación nutricional con caracteres netamente individuales.